Presentación de mi Teoría de la Mente Simultánea

___El día lunes 27 de febrero de 2017 he lanzado en forma “oficial”, el contenido de mis investigaciones sobre la Mente del Ser Humano y sus conexiones con un “Universo Paralelo”, que he dado en llamar de “No-Materia”.

___Es muy largo de explicar todo el tema aquí, y por ello sólo he de colocar las tres Proposiciones Básicas que componen mi “Teoría de la Mente Simultánea”.

___Y ellas son:

___1) La Dualidad de la Mente Simultánea del Ser Humano.

___2) El Universo Paralelo de la No-Materia.

___3) La Estructura Dual y Simultánea de las partículas físicas del Universo.

___

___Deseo entonces invitarlos a ver un video que he confeccionado y que está subido a Youtube.

___Entiendo que lo podrán encontrar más que interesante. Ojala así sea.

___Aquí el link: Mente Simultánea. Teoría y argumentación.

___A todos ustedes… muchas gracias.

El Ser Humano no se limita sólo a su formato corporal

Etiquetas

Antonio Salguero (General Roca, RN, Argentina, 1957) es una persona singular en cuanto a sus aprendizajes y algunas de las experiencias de lo que él llama «vida terrestre» (sic). Además de ensayista, autodidacta, meditador y auxiliar en psicología infantil, Salguero es autor de dos libros: “Maduración Intelectual” (2000), y su reciente ensayo crítico: “Teoría de la Mente, Versión Patagónica” (2009).

En este último plantea una crítica abierta y frontal hacia algunas estructuras académicas estancas, vigentes en diversos sectores de las disciplinas académicas como la Filosofía, la Psicología y las Neurociencias. El autor propone que existen concepciones alejadas de la Realidad del Ser Humano y la Mente, que según su criterio en el siglo XXI ya deberían estar prácticamente superadas. Así, afirma en su libro:

«El Ser Humano es un complejo sistema compuesto por la sumatoria de cuatro elementos inseparables: Cuerpo + Pensamiento + Tiempo + Entorno. […] Las disciplinas académicas no lo conciben de esta forma, y la interpretación que aún realizan sobre la mente no es apropiada».

Hemos querido reunirnos con él para conocer su opinión sobre esas cuestiones que a todos nos preocupan desde esta postura que ya se adivina heterodoxa: la mente, el ser humano, el amor o hasta la existencia de vida después de la muerte.

P. Buenos días Antonio. ¿Cómo estás?

(A. Salguero): Muy bien, viviendo este “singular segmento de la vida evolutiva de mi propia psiquis”. Estoy alegre de saber que ustedes se interesan en conocer otros enfoques del conocimiento humano. Y estoy feliz porque comienzan a escucharse, tímidamente aún, algunas voces precursoras hacia el nuevo conocimiento sobre el Ser Humano y la Mente. Es un tiempo de “dejar ir lo viejo en paz”, y de “saber aceptar las interpretaciones nuevas sobre la Realidad”, aunque esto conlleve a un trance de caos entre lo viejo y lo nuevo.

P. Ahora que hablabas de lo viejo y lo nuevo, es evidente que el tiempo no pasa para ti. Sin embargo, el reloj no perdona: ya estamos en 2015… ¿Acaso soy el único al que le incomoda la sensación de ver huir el tiempo?

No eres el único mi estimado Bertrand. La inmensa mayoría de los occidentales sólo observa la ocurrencia del tiempo como una carrera o sucesión física única, que se inicia en el útero y finaliza en el féretro. Ésta es una concepción desafortunada muy propia de las culturas políticas, educativas y religiosas que heredamos. Esto es lamentable, ya que la misma ciencia ayuda a que estén instalados muchos temores e ignorancias en la psiquis humana. No es el caso de las antiguas civilizaciones orientales, que nos llevan una buena ventaja en este y otros temas.

P. Tú mencionas otras dimensiones temporales en torno al ser humano. Entonces: ¿Es el tiempo algo real, o un puro artificio creado por el hombre?

Por mucho que la ciencia lo niegue, (si acaso no fuera ese su verdadero nombre) el “tiempo” existe como manifestación vacía de una realidad que sin dudas acontece. Tanto en este plano terrestre existencial, existe un formato particular de tiempo (planetario, cósmico), como así también, en el plano subatómico, cuántico, interdimensional, que existe otra peculiaridad respecto de la existencia del tiempo (infinito: donde pasado, presente y futuro están juntos). Es más, hasta incluso la mayoría de los psicólogos y psiquiatras desconocen aún que existe un formato de “tiempo psíquico evolutivo”, que es propio de cada ser humano, en íntima relación a su crecimiento personal “realizado desde vidas anteriores”.

P. Aquí mencionas algo nuevo para muchos. ¿Existen otras vidas anteriores a ésta y aún no lo sabemos?

Sí. Existen vidas anteriores de nosotros mismos aquí en el planeta Tierra, y es seguro y probable, que han de haber muchas otras más, sobre todo para que podamos alcanzar mínimamente una “evolución aceptable”, tanto para nosotros como individuos cósmicos, como para la vida armónica del planeta Tierra. Por lo general, éste es un tema tabú en los círculos académicos formales. Por suerte existen muy buenas investigaciones por parte de algunos psiquiatras e investigadores de la mente, que dan cuenta de este fenómeno vital. En la vida cotidiana, estos estudios se denominan “sofrosis” (una particular práctica hipnótica), o bien, “regresiones a vidas pasadas”. Si nos atrevemos a conocer algunos de aquellos pasados detalles, es mucho más fácil entender algunas particularidades del tiempo presente.

P. Según tus afirmaciones categóricas: ¿Debemos entender que existe la vida luego de la muerte? ¿Cómo lo fundamentas?

Totalmente. Aquí es donde la imaginación humana entra en aguda crisis. Por lo general nos educan para “no ver más allá de nuestra narices”, incluso las creencias de la religión tienen mucha responsabilidad en ello. Esta es mi gran crítica a algunas cosas del actual sistema. Ese es un serio freno a la creatividad y a la evolución de la psiquis. Sin embargo, cuando un investigador tiene la oportunidad de “interactuar en forma natural” con otros aspectos de la vida instalados en una dimensión paralela a ésta, inevitablemente se produce una apertura mental, que modifica casi todos los conceptos e ideas que disponemos en forma corriente. Insisto, debemos hacer el esfuerzo de avanzar en los conceptos, estamos estancados hace mucho tiempo ya. Debemos necesariamente desobedecer algunas estructuras, hacer caer el muro del conocimiento torpe y obsecuente. Debemos evolucionar, nó hacia la técnica, sino hacia la psiquis profunda.

P. Noto que eres muy frontal en tus palabras, denotas mucha seguridad a pesar de la gran complejidad de estos asuntos. Cambiemos de tema por un momento: ¿Qué es el amor?

Menuda pregunta la tuya, no esperaba este giro. En verdad… he ido cambiando, mutando con esta definición a lo largo de esta vida. De pequeño comencé creyendo que era una obligación pues eso me decían en mi casa y en la escuela. Luego en época del colegio secundario, continué aceptando que el Amor era una condición natural del ser humano. Posteriormente, ya en la universidad, me fui dando cuenta que era más bien una tendencia social impuesta por el sistema. En otro momento tuve la idea religiosa de lo que para ellos y sus libros significa el amor. Sin embargo ninguna de estas definiciones temporales me dejó satisfecho. Hoy… luego de muchas idas y venidas, de alegrías y padecimientos dentro del sistema cultural, puedo decir que: “es un particular estado vibratorio de la mente cuántica”. Es decir… de la Mente del Alma, como muchos la conocen. “El amor entonces es el resultado vibratorio, equilibrado y armónico de la propia evolución psíquica de lo humano en nosotros”.

P. Entiendo que has elaborado bastante todos estos conceptos que mencionas: ¿Estás enamorado, Antonio? ¿Qué diferencia existe entre el amor y el enamoramiento?

Amo las etapas que he ido pasando a lo largo de mi vida. Muchas fueron bonitas, otras fueron románticas, y unas pocas fueron muy severas, sin llegar a ser tristes. No conozco prácticamente la tristeza, pues nunca me sumé a su formato vibratorio, aunque he tenido bastantes desazones fuertes, sobre todo por el resultado que observé de las conductas humanas de mi entorno, conductas que no esperaba con esos resultados. Eso me llevó a meditar mucho y a practicar aún más el silencio interior. Con el tiempo las he comprendido. Con la ayuda de muchos años de meditación fui entendiendo otros estados de la mente y del amor. Hoy entiendo que el amor es el resultado de la evolución de la Psiquis profunda, es una vibración que va creciendo en los sentimientos, en la voluntad y la intencionalidad del alma. En cambio el enamoramiento por lo general está ligado a las conductas cerebrales y conductuales del cuerpo humano. Pues como podrás darte cuenta, el cuerpo y la mente son cuestiones distintas.

P. Parece que comenzamos a lidiar con conceptos fuertemente arraigados en nuestra cultura. Yo pensaba que cuerpo y mente eran la misma cosa, pero tú sostienes lo contrario.

“Vayamos por partes”, dijo Jack el destripador (risas). El ser humano no es una sola cosa que interactúa con el entorno. El ser humano es un verdadero Sistema Inteligente, compuesto por cuatro elementos indisociables: Cuerpo, Pensamiento, Tiempo y Entorno. Sin embargo hasta ahora nos habían “enseñado” que cuerpo y mente eran la misma cosa, y que eso era el ser humano. Ello no es así, nunca lo ha sido. Ahora es tiempo de despejar viejas dudas y viejos prejuicios. El ser humano no se limita sólo a su formato corporal, por mucho que insistan en ello la mayoría de los académicos.

P. Y bien: ¿Cómo debemos entender, pues, la idea de la Mente?

Bueno, para comenzar te diré que: “La Mente no existe, sólo existen procesos mentales de información”. El primero que hizo una distinción dual del “Cuerpo-Mente”, fue el filósofo René Descartes, y por enunciar una percepción dualista casi exacta, hoy casi todos, (incluidos notables pensadores de la mente del mundo), lo critican sin razón válida alguna, pues ellos aún desconocen la verdadera estructura y naturaleza de la mente humana dado que no han investigado lo suficiente. Yo debo decir: “El error no es de Descartes”, sino que la confusión es de aquellos que lo critican partiendo de bases desafortunadas. El cuerpo existe, tal como existen los estados mentales del cuerpo, y los estados mentales del “sujeto que piensa” (alma es su nombre más conocido). Es decir que hay “dos (2) mentes”, la mente del cuerpo físico como sistema inteligente y la mente del sujeto que piensa en cada ser humano físico. La mayoría de los científicos, entre ellos: psicólogos, psiquiatras, neurocientíficos y filósofos, ignoran aún que hay, presentes en el ser humano, dos naturalezas distintas, cada una con propiedades diferentes, para lo que llamamos “Mente o procesos mentales”. Por ello es que los fundamentos del debate, cualquiera sea hoy, cambia de modo radical. El tema es largo de abarcar, por ello yo expreso que algunos sectores de la ciencia “son responsables de la ignorancia que abunda sobre el tema”, ellos detienen la evolución natural del conocimiento por estar atados a sus propias “trampas neuronales”.

P. Es tuyo el concepto de Mente Simultánea, ¿Cómo surge esto en tu vida?

La primer idea de la existencia de dos (2) procesos mentales, interactuando en forma simultánea surge como una experiencia privada, hace algunos años, en 2004 mientras meditaba en forma profunda en el bosque. En ese entonces yo vivía en mi cabaña hecha en la cordillera. En aquella oportunidad pude distinguir con mucha claridad la diferencia existente entre ambos procesos mentales. Lo que más me asombró es que ambos procesos mentales interactuaban en forma simultánea. Luego de unos años de investigación, puede entender cuáles eran sus distintas naturalezas, cómo interactuaban sus propiedades en el cuerpo, y pude saber algo más sobre sus orígenes. Sin embargo esto a su vez, me llevó a buscar otras respuestas, entre ellas, sobre otro posible origen del propio ser humano, y debido a ello no tuve más opción que apartarme de las ideas de la teoría de Darwin respecto del origen del hombre.

P. Antes de incursionar en tus razonamientos sobre otro posible origen del ser humano, contextualicemos: ¿Cuál es el momento actual de la ciencia al respecto?

Lo que yo denomino como “Mente Simultánea” sucede y tiene lugar, entre los procesos sinápticos de las neuronas del cerebro. Hasta ahora, nadie que yo sepa, ha logrado identificar por separado estos dos procesos, hay mucha resistencia a ello, pues habría que re-escribir muchos capítulos académicos sobre la mente y el ser humano. Un poco es debido a que nuestra auto-percepción cerebral es bastante lenta, y por ello es que nadie aún distingue los dos procesos simultáneos que existen. Yo brindo datos muy importantes: son de diferentes velocidades, provienen de lugares distintos, y tienen además distintas naturalezas. Ese último detalle los hace muy convenientes para identificarlos, sin embargo los investigadores neurocientíficos han sido adoctrinados para suponer y aceptar, que “todos los procesos mentales surgen de las neuronas”. Y ello no es así, entiendo que les falta bastante por descubrir, aunque disponen de la tecnología suficiente, y creo que aún no saben qué cosa buscar. Agrego aquí otro detalle: si entendieran esto, pues encontrarían muchas respuestas al fenómeno de la “conciencia luego de la muerte”, e insisten en darles una respuesta neuronal al fenómeno de las ECM, (“Experiencias Cercanas a la Muerte”), pero parece que también es otro tema tabú.

P. Si bien este tema genera muchas controversias en el actual modelo académico y científico, ¿Qué podrías decirme respecto de ese “sujeto que piensa” que tú mencionas?

Para comenzar te diré que la Voluntad, los Sentimientos, la Intencionalidad y los Pensamientos, son procesos inteligentes de naturaleza subatómica o cuántica, del aún desconocido “sujeto que piensa”, presente en cada ser humano que existe. (Los cuatro elementos que he mencionado “no pertenecen a las neuronas ni al cuerpo físico”, he aquí un gran error en las bases conceptuales académicas). Para novedad de muchos pensadores, este “sujeto que piensa”, existe desde hace decenas de miles de años, y está yendo y viniendo a la vida de la Tierra, una y otra vez para evolucionar su propia psiquis. Para resumir esto te diré: el cuerpo físico es por definición, un auténtico “Sistema inteligente compuesto”, y además el cuerpo tiene su propia mente inteligente.

P. Entonces, según tus palabras: ¿Yo no soy mi propio cuerpo? ¿Quién soy en realidad? ¿Qué es el ser humano exactamente?

Muy buena reflexión la tuya, mi estimado Bertrand. En realidad, el cuerpo atómico y molecular que tú tienes ahora, es sólo el vehículo físico, de formato homínido que ayuda a desplazar y expresar a tus partículas subatómicas, en esta dimensión planetaria. Te ayuda además a que manifiestes toda tu creatividad, evolución e inteligencia profundas. El pensamiento (contrariamente a lo que se afirma), es de naturaleza subatómica (propio de la inteligencia de las partículas subatómicas o cuánticas) y además de interactuar con el cerebro, es capaz de trascender a la materia física. El tiempo tiene un doble aspecto, por así decirlo. Y el entorno dimensional también es doble, es decir, acá y en la otra dimensión paralela y simultánea a esta realidad que ahora vivimos tú y yo. Disculpa si he complicado un poco el tema, pero es inevitable. Se hace imposible mantener los viejos paradigmas culturales si es que deseamos avanzar y evolucionar como especie. Debemos utilizar el recurso de nuestra inteligencia subatómica para interpretar las cosas de otro modo más abierto a la verdad. Debemos hacer el esfuerzo de salir de las estructuras de las trampas neuronales que imponen las neuronas del cerebro.

P. Me imagino que el concepto de mente y el de inteligencia están vinculados de algún modo. En tu opinión, ¿Cuál es la definición de inteligencia que más te convence?

En general, me parecen atinadas las opiniones de los distintos autores a lo largo del tiempo. Aunque la gran mayoría coincide en que es una capacidad o habilidad para resolver problemas en el entorno. Esa quizás es una expresión acorde para la inteligencia cerebral homínida. Yo comparto más con la idea de Eyssautier y Maurice (2002), cuando sostienen que: “La inteligencia es una habilidad para analizar, separar y desmantelar una situación compleja, extrayendo su significado”. Esta conceptualización me parece más oportuna que otras, pues puede incluir al pensamiento subatómico que es, sin duda, superior a la inteligencia cerebral. Aunque debo agregar que por otro lado me adhiero a las acertadas clasificaciones que realiza el Dr Howard Gardner y que él denomina como las “Inteligencias Múltiples”, haciendo la salvedad de que él, quizás con sincera intencionalidad dijo: “desconozco de dónde provienen, sólo sé que he tipificado esas ocho para el ser humano”. Para cerrar esta gran historia, sólo le faltó a Gardner, agregar algo así como: “He descubierto que esas inteligencias múltiples son, en realidad, aptitudes y destrezas acumuladas que resultan del producto de la evolución psíquica producida por la mente subatómica de cada humano, en las distintas vidas anteriores, y que se hallan presentes ahora en el actual individuo social, donde se expresan con sus potencialidades”.

P. ¿Cómo encaja esto con tu teoría de los Sistemas Inteligentes?

Si hiciéramos el ejercicio de tener una “apertura mental adecuada”, notaríamos que la vida del planeta Tierra es un complejo sistema inteligente ideado, creado para que cumpla con ciclos de equilibrio y desequilibrio, manteniendo así las formas de vida en movimiento perpetuo. Respecto de mi teoría sobre los Sistemas Inteligentes, debo decir que todo lo que observamos en el planeta es, en conjunto, un Supra Sistema Inteligente de moléculas y átomos. La excepción que escapa al sistema de equilibrio natural, es la del ser humano. Pues el hombre es un “Sistema Inteligente compuesto y simultáneo”, integrado por dos sistemas inteligentes, el de las moléculas más los átomos del cuerpo por un lado, y por el sistema inteligente de partículas subatómicas del sujeto que piensa, por otro lado. Este último está entrelazado al cuerpo y la mente del físico homínido, pero que “no es ese cuerpo ni esa mente física”, pues esas partículas subatómicas trascienden el hecho de la muerte misma, pues tienen otra naturaleza distinta. La inteligencia humana resultante entonces, es un verdadero mix de Inteligencia Simultánea, entre las habilidades del cuerpo y la creatividad del alma, presente esta última, en cada segundo de nuestras decisiones. Por ello es que habría que hablar de la inteligencia del sistema corporal, y de la inteligencia del sistema de partículas pensantes, es decir, tenemos dos inteligencias integradas y simultáneas. Cuando estas palabras que expongo sean interpretadas como se debe, la humanidad entera estará frente a un nuevo paradigma evolutivo.

Nota: Esta es una copia textual de una entrevista. Fuente: http://psicologiaymente.net/el-ser-humano-no-se-limita-solo-su-formato-corporal/

El lado oscuro de la oxitocina

___He aquí un informe que tiene mucha tela para referirse a los aspectos de la conducta humana. En principio no concuerdo para nada con el mismo.

neurociencia neurocultura

Suele decirse que la oxitocina es la hormona del amor, de la afiliación, de la fidelidad y de la sociabilidad pero la oxitocina tiene un lado oscuro. En realidad conocemos muy poco de los genes implicados en la conducta social, lo que sabemos es que pertenecemos a una especie social y que la cooperación y la rivalidad son dos de los rasgos paradójicos más importantes de nuestro linaje.

Quizá por ese desconocimiento de los genes implicados en nuestro cerebro social, los medios de comunicación se han empeñado en poner el énfasis en la oxitocina. Pero la oxitocina tiene su cara y su cruz como el lector podrá comprender enseguida.

La oxitocina es una hormona que tiene dos efectos bastante distintos en su efecto sobre el cerebro y el resto del cuerpo. En el cuerpo  se dedica a promover los cambios uterinos (contracciones) en el parto, probablemente también en el orgasmo…

Ver la entrada original 834 palabras más

El problema MENTE-INTELIGENCIA, debate abierto a la psiquis

Etiquetas

Debate Mente-Inteligencia:

Abstract:
La única forma de resolver la antigua dualidad Mente-Cuerpo, o bien la moderna dualidad Mente-Cerebro, consiste en saber debatir y sopesar intelectualmente una postura un poco más permisiva.
Tal como en un juego de naipes se mezclan las cartas y se las tira sobre la mesa, ahora se debe mezclar de nuevo, pero incluyendo además a dos nuevos integrantes. Son ellos los elementos Inteligencia y Tiempo.
Esto plantea un nuevo escenario de juego y debate, pero también implica que la mesa de concurrencia y trabajo, necesariamente debe ser más amplia.
Antonio Salguero

Consideraciones Globales

La Inteligencia y el Tiempo, son dos elementos fundamentales que están, casi siempre ausentes en la definición que se hace del Ser Humano, aunque forman parte indiscutible de su naturaleza.

Desde antaño el Hombre ha confundido los términos que utiliza y les ha dado significados diversos.
Se ha designado como “Mente” a aquello que representa a la “subjetividad” del individuo, y en particular, se la ha identificado también con el “pensamiento”.

Ésta es la base por la que lograron concebir, con justa razón por cierto, que son cosas muy distintas el cuerpo y el pensamiento, dando origen entonces, al ya clásico problema cuerpo-mente.
Si bien no resulta evidente, se concluye que ambas son cosas de naturaleza diferente, aunque falta el aporte de más datos significativos al respecto. La biología y la neurociencia han aportado conocimientos certeros sobre el cuerpo y el cerebro. La Psicología y la Psiquiatría han aportado datos sobre la psiquis del hombre.

Pero estando separados, ambos grupos disciplinarios, no podrán nunca definir ni al cuerpo, ni a la mente, dado que no han logrado un acuerdo para la propia definición del Ser Humano.

Todo problema necesita de aportes externos para objetivarse, y hay una relación lógica que es muy fácil de entender: “Si no se tiene una base que sea certera e integral, mal puede esperarse que de ella surjan conclusiones apropiadas”. Esto no lo he inventado yo. Es algo que todos saben, o al menos debieran saber.
Pensemos en lo siguiente: ¿Qué pasaría con el problema cuerpo-mente, si modificamos la definición del Ser Humano por una más apropiada?

Es lógico esperar que, si cambiamos considerablemente el contenido de la base, entonces el centro del problema, inevitablemente se verá afectado.
Todo cambio conlleva una crisis, pero nadie puede negar, que ello también permite una nueva oxigenación del dilema.
Quizás en la decisión de éste paso, encontremos no sólo un entendimiento distinto, sino probables respuestas que nos permitan ponernos de acuerdo.
Si esto ocurre así, entonces es válido el recurso.

Propongo otras interpretaciones

Tomemos otra definición para la base, por ejemplo:

“El Ser Humano es la expresión unificada de dos inteligencias distintas que actúan de modo simultáneo”.

Son ellas, la inteligencia del cuerpo homínido y la inteligencia del Sujeto Psíquico pensante.
Ambas inteligencias, cada una fiel a su estructura y competencia, realizan procesos de información y conocimiento que se pueden denominar como “procesos mentales”.

La inteligencia del cuerpo homínido y la inteligencia del sujeto psíquico pensante, tienen a su vez, naturalezas estructurales y temporales distintas, aunque se manifiestan al unísono en cada Ser Humano, cada una realiza procesos mentales relacionados con sus diferentes orígenes.

La inteligencia del cuerpo homínido está compuesta por moléculas orgánicas llamadas células, que están organizadas conformando un verdadero “sistema vivo inteligente”, que cumple sus propios procesos mentales, obedeciendo también a sus propias leyes de naturaleza genética y hereditaria, los que a su vez, son finitos temporalmente.

La inteligencia del Sujeto Psíquico Pensante está compuesta por una estructura energética, intangible por ahora, (partículas subatómicas), que también está organizada como un “sistema vivo inteligente”, que cumple sus propios procesos mentales, obedeciendo también no sólo a su propia evolución psíquica, sino a leyes que le son propias, y de naturaleza continua en lo temporal.
Sin que signifique contrasentido alguno a los conceptos del problema aquí analizado, puedo entrever una síntesis conceptual:

Mente: Es la expresión resultante de la confluencia unificada de los procesos mentales de ambas inteligencias.

Con lo dicho, deviene entonces una conclusión muy importante: De acuerdo con el antiguo problema, el pensamiento subjetivo deja de ser “la totalidad” del concepto mente, para pasar a ser ahora, sólo “una parte” de la mente unificada en
el planteo de éste nuevo escenario.

Así enunciado, cambia el abordaje del problema de modo considerable, dado que han cambiado los significados que lo originan.
Debe tenerse en cuenta algo que es fundamental: La confluencia “simultánea” de las tendencias de ambos procesos mentales inteligentes, no significa que sean
“coincidentes” a la hora de la conducta manifiesta del Ser Humano.
Un ejemplo muy simple sirve para aclarar la frase anterior: En el caso de la típica sensación de hambre, la tendencia de los procesos mentales de la inteligencia corporal será la de alimentarse.
Por otro lado, la tendencia de los procesos mentales propios del Sujeto Psíquico puede hacer que consiga el alimento, o bien, que lo postergue por horas hasta que llegue un momento más oportuno para ello, pero la conducta será una sola de ambas.

El cerebro, es el órgano corporal que sólo actúa como un intermediario en la puja de ambos procesos mentales. Visto de éste modo, el cerebro es el coordinador de una Mente Unificada que sintetiza procesos del cuerpo y del Sujeto Psíquico.

De acuerdo a lo expuesto entonces, es inoportuno ahora preguntarse sobre el problema cuerpo-mente, o bien por el problema cerebro-mente, habida cuenta de que disponemos de otras definiciones e interpretaciones.

El problema Mente-Inteligencia

Podemos elaborar a su vez, otras preguntas fundamentales que reemplacen el enfoque del antiguo problema, como por ejemplo: ¿Cómo funciona la Mente frente a la existencia de dos inteligencias distintas en el Ser Humano?

Digo entonces, que es posible abandonar el insoluble problema de la dualidad cuerpo-mente (debido a que está conceptualizado en forma inapropiada), y plantear ahora “un nuevo enfoque tripolar”, en el que intervienen dos Sistemas Inteligentes y una Mente Unificada.

De todos modos, debo resaltar que no pueden quedar ausentes tanto el tiempo como el entorno humano.
Todos estos elementos juntos generan la definición de lo que he dado en llamar como: “Supra-Sistema Inteligente”.
Me parece que ésto brinda la posibilidad cierta, de arribar a una mejor definición conceptual.

Ser Humano: “Es un Supra-Sistema Inteligente que funciona en un entorno determinado, por la acción simultánea de dos sistemas inteligentes de naturaleza y tiempos distintos, los que con procesos mentales propios, conforman una mente unificada y regulan la conducta de cada individuo”.

Para aquellos que aún gustan de las dualidades, el antiguo dilema deberá ser resuelto prontamente, pero ahora bien vendría hacerlo en los términos de una nueva propuesta: “El problema Mente-Inteligencia”.

Creo que todo lo dicho, es un cambio de enfoque que bien merece ser tenido en cuenta.
Por otro lado, todo lo que expuse hace un momento no invalida los términos de aquella “Tetra” composición, que mencionara anteriormente para definir al Ser Humano. La recuerdo ahora:

Ser Humano = Cuerpo + Pensamiento + Tiempo + Entorno

Considero que estos cuatro elementos son “básicos” para entender y definir al Ser Humano sobre la Tierra.
He estudiado mi propia interpretación, y estoy conforme con ella, por una cuestión muy importante y es la siguiente: “Si estuviera ausente alguno de estos cuatro elementos, el Ser Humano dejaría de serlo”.

Para finalizar, agrego que hay muy buenas razones para investigar la realidad desde otro ángulo. Tanto la mental, como la humana.

Algunas Razones Válidas

Si alguien me pregunta: ¿Cuáles son las razones que tengo para defender una estructura de La Mente del Ser Humano como la que propongo?
Pues responderé que son varias.

En primer lugar: Defiendo una definición del Ser Humano, que a diferencia de otras, contempla y organiza las partes tangibles e intangibles que lo conforman.

Segundo: Deslizo del centro del análisis el aspecto animal del hombre, para considerarlo como un ser integrado a las dos dimensiones del tiempo presentes en el fenómeno “Vida Humana”, por más que haya hombres de ciencia que no acepten la idea y la participación que sobre la realidad tiene, lo que denomino como No-
Tiempo.

Tercero: Considero al Ser Humano como un Supra-Sistema Inteligente, integrando además los factores tiempo y entorno. Observo que hasta el presente, el Ser Humano no está considerado ni definido de ese modo por las ciencias.

Cuarto: Con la descripción de la estructura compleja de los sistemas inteligentes y los tipos de procesos mentales propios de cada una, es posible hacer un análisis mucho mejor encuadrado de cómo funciona la mente unificada, y saber así, desde dónde llegan cada uno de sus impulsos u ondas. Sólo resta explicitar a que lugar
corresponde cada cosa, sin hacer conjeturas extravagantes sobre
la conducta humana.

Quinto: La estructura que menciono puede ser de mucha utilidad para la Psicología y la Psiquiatría. También puede ayudar en mucho a las neurociencias, dado que bosquejo un enfoque mucho más amplio, con otras posibilidades para la investigación.

Sexto: El Sujeto Psíquico Pensante y Anaeróbico puede detectarse, y puede medirse, además, su fuerza electromagnética, expresada en valores de la física.
Todos saben que el Sujai (Sujeto Anaeróbico Inteligente) es el eje central de mi Teoría de La Inteligencia Anaeróbica. Estoy refiriéndome a una realidad palpable. Esto no es una hipótesis intelectual o una suposición. Que quede esto bien claro.

Para finalizar debo decir que no es nada fácil llamar la atención de los científicos. Sobre todo como lo hago yo, desde fuera de la ciencia.
Realicé el esfuerzo de escribir lo que he descubierto. Puse nombre propio a una teoría, elaboré una propuesta para abordar el problema de la mente, y expresé lo que pienso en este ensayo.

Sólo resta encontrarnos y debatir las ideas.

Gracias por acompañarme hasta aquí.
Antonio Salguero.Debate Mente-Inteligencia