Por Antonio Salguero

antoniosalguero8669@yahoo.com

Resumen

    Todas las cuestiones relativas al Ser Humano, constituyen un gran marco teórico que sigue ampliándose a cada día que pasa. Eso significa que debemos revisar antiguos conceptos e ideas para adecuarlos a las exigencias de los nuevos enfoques disciplinarios. Yo también me incluyo en dicha lista.

    En línea con lo anterior, enuncio entonces que: “Se manifiesta un “triple juego de Entrelazamiento Cuántico” en los sistemas de la estructura y naturaleza del Ser Humano”. Son ellos:

    Un primer Dualismo de Sustancias.

Un segundo Dualismo de Propiedades.

Un tercer Dualismo de Conciencias.

Una “conexión Simultánea” entre los tres sistemas, producto de un Entrelazamiento Cuántico” entre partículas físicas, donde interactúan las propiedades de todos ellos.

Esta interpretación lleva el nombre de “Dualismo Complejo”, o “Dualismo de Triple entrada y Simultáneo” en la estructura y naturaleza del Ser Humano.

1 – El Punto de Partida: La certeza

            El tema de la naturaleza de la “estructura física”, como el de la “estructura mental”, y diversos aspectos de la Conciencia del Ser Humano, constituyen cuestiones relevantes que han traído, traen y traerán mucho contenido para el debate de ideas.

            Son enormes los esfuerzos de la ciencia y la filosofía, y en algunos aspectos del conocimiento, aún estamos “sólo rozando la superficie”. Tanto es así que no está esclarecido aún “Qué cosa es el Ser Humano”, de qué cosas está compuesto, y cómo es que ellas funcionan. Mucho se dice y se enseña al respecto, pero los capítulos, en vez de estar cerrados, tienen aún bastante espacio libre para llenar con información pertinente.

            Los pensadores de antaño y los actuales, inevitablemente están sumergidos en dudas muy interesantes respecto del Ser Humano y de la Realidad. Por ello es que con este artículo, me sumerjo o me integro, al ballet de ideas que fluyen.

            René Descartes partió de “la duda” para dar finalmente con el Dualismo.

            En cambio, yo he partido de “la certeza” para hablar finalmente de un “Dualismo Complejo” en la naturaleza y estructura del Ser Humano.

            La primer certeza que tengo es que: “La Conciencia por fuera de la vida del cerebro existe”. Y esta no es una “idea” ni una suposición. He podido verificar fehacientemente dicha existencia, es entonces mi primer axioma fundamental, y el punto de partida de mis análisis.

            El segundo axioma de certeza es que: “Existe un doble juego de Procesos Mentales en la subjetividad del Ser Humano”. Uno de ellos pertenece al ámbito de la mente del cerebro, el otro tipo de proceso es propio del ámbito de la Conciencia Profunda y Trascendente Humana.

            Existe un tercer axioma de certeza, y es el siguiente: “El cerebro no piensa”.

            Este último axioma, tal vez es, el más difícil de ser aceptado por toda la comunidad científica. Sin embargo lo afirmo y lo sostengo con absoluta seguridad.

            Entiendo que el peculiar “aspecto intangible” que presenta la Conciencia por fuera del cerebro, constituye una gran dificultad para la investigación de científicos y filósofos.

            Al respecto debo agregar un par de detalles: Los hombres de ciencia no han sabido interpretar la naturaleza de esa “Conciencia por fuera del cerebro”, y por una falta de perspectiva oportuna, la bautizaron como “inmaterial” y como sinónimo han asumido, con cierto aire de valentía, que: “No existe”. Lamentable conclusión esta, también para los actuales filósofos de la mente.

            Al contrario que las presunciones de la ciencia y la filosofía, mi voluntad se centró en seguir investigando las características de los fenómenos antes mencionados. Lo hice simplemente, porque tengo la absoluta certeza de que existen esos tres axiomas mencionados.

            Partiendo de la certeza de existencia, de forma subsiguiente se fueron dando una serie de interrogantes:

            ¿Dónde se localiza? ¿Cuál es su naturaleza?

¿Cómo es que está entre los procesos mentales del Ser Humano?

            ¿Cuándo interviene en la vida del Ser Humano? ¿Por qué está presente? ¿De dónde proviene? etc.

            Al hablar del Ser Humano, se debe tener en cuenta tanto la naturaleza de la estructura física, como la naturaleza de la experiencia mental. Esto, a simple vista, presenta una primer visión de “dos cosas” distintas. Una bien tangible y palpable, que es el cuerpo físico. Y la otra, es una “cuestión subjetiva”, que existe sin duda alguna, pero que es imposible de tomar con las manos, o incluso de observar con un microscopio.

            Las peculiaridades de “la cuestión subjetiva humana”, refieren a una compleja dificultad funcional de sistemas, que no está totalmente esclarecida hasta el momento. Al parecer, los intentos de abordarla y definirla específicamente, no han tenido un resultado concreto que deje conforme a todos los pensadores del fenómeno humano.

            Me incluyo entonces entre aquellos que tienen dudas respecto de las conclusiones, tanto de las provenientes de las neurociencias, como de las de la filosofía de la Mente.

2 – El Vehículo Físico No Material (Ve.Fi.No.Ma)

                   La “Piedra intelectual” más difícil del Hombre.

            Tanto para científicos como para filósofos de la mente, hablar, mencionar o referirse al tema del “Alma” resulta ser una auténtica “piedra intelectual”, un obstáculo duro de absorber cognoscitivamente.

           La dificultad no radica en el propio término, sino en la comprensión desafortunada que realizan los pensadores respecto de lo que ello significa. A esto se suma, las distorsiones de significados que históricamente se han acumulado, tanto en religiones como en la propia filosofía.

            Por suerte, durante muchos años he tenido la posibilidad de realizar algunas investigaciones y observaciones objetivas respecto de la presencia de la “Conciencia Trascendente Humana”, y constatar empíricamente las características de las propiedades No-materiales de dichos fenómenos. Entre ellos, el del “entrelazamiento y la superposición cuántica del Pensamiento”, en sus diferentes matices.

             Por ello, hoy afirmo y sostengo positivamente, la presencia y la existencia, de la “Conciencia por fuera del cuerpo y el cerebro”. Esto coincide con algunas investigaciones científicas que concluyen parcialmente de igual modo como el caso de los Dres Pim Van Lommel y Sam Parnia entre otros.

            Pude comprender además, que este tipo de Consciencia Trascendente manifiesta a mi alcance, “no es una entidad pensante aislada”, no es una “rara nube pensante” flotando informe en el aire.

            La Consciencia Trascendente está integrada a un auténtico cuerpo físico de naturaleza y propiedades no conocidas por muchos. Ese cuerpo es una estructura física de partículas No-materiales, que posee su propia Consciencia de Forma. Esta estructura no-material e intangible a los ojos, es un “vehículo necesario” para la propia evolución de la Conciencia Trascendente. Nosotros los humanos, no estaríamos aquí en la Tierra si no fuera gracias a su existencia.

            A este vehículo de modo tradicional se lo denomina como “Alma”.

            Entonces estoy diciendo y exponiendo claramente que: “El Alma de los individuos humanos existe”, no como una idea o una suposición fantástica o imaginaria, sino como una Realidad concreta.

            De todas maneras, debo decir que el concepto de “Alma” se encuentra desde antaño, muy disperso en sus versiones, y muy distorsionado respecto de lo que en realidad es.

            Sin embargo, a pesar de todo y para seguir adelante, prefiero ceñirme al enfoque científico al respecto.

            Tal como dice la definición de todo cuerpo físico: “Aquello que ocupa un lugar en el espacio y posee energía”; y por ser éste que menciono, un auténtico vehículo, me he tomado el atrevimiento de denominarlo como “Vehículo Físico No Material”, en siglas: “Ve.Fi.No.Ma“.

3 – Propuesta : la denominación “Vefinoma”

            Debido a que estoy frente a la descripción de una estructura física aún no descubierta por la ciencia, donde expongo que su estructura es conformada por partículas de una sustancia no definida aún por la física de partículas, y digo además que tiene cierto tipo de propiedades que no son comunes a las partículas materiales, entonces, a manera de clasificación y tipificación que me corresponde originalmente, propongo incorporar dentro del léxico filosófico y científico, la utilización del término “Vefinoma”, para referirse a una estructura que es anterior, presente y posterior a la existencia del cuerpo físico humano.

            Repito: “Propongo la utilización del término Ve.fi.no.ma, con  o sin puntos intermedios para utilizar en referencia al Vehículo Físico de partículas de No-Materia”.

            El término “Vefinoma” suena algo bastante cursi, pero debo usarlo en esta oportunidad, y en adelante también, debido a que los hombres de ciencia, en general, y también muchos filósofos de la mente, sienten una aversión muy marcada al escuchar la palabra “Alma”. De allí es que evito dicho término, sobre todo para no entablar discusiones semánticas sin sentido.

            En definitiva, uso el término “Vefinoma”, porque se corresponde con la definición. Es un vehículo, y como tal tiene un cuerpo físico de partículas de No-Materia, que debe ser estudiado por las ciencias, dado que hasta el momento se ha evitado hacerlo por considerarlo intangible y no existente.

            Aunque resulta algo obvio, debo decir que: El cuerpo orgánico del Ser Humano, denominado como “cuerpo humano”, también es un vehículo físico, es material, es de formato homínido terrestre, tiene propiedades conocidas, pero “no tiene la posibilidad de ser trascendente” como el Vefinoma, pues inevitablemente nuestro cuerpo orgánico, un día es alcanzado por el fenómeno de la muerte, se degrada y se destruye su estructura, no pudiendo regresar a la vida.

            Por motivos, decisiones y propiedades de diseño que aún están muy lejos de ser comprendidas, el Vefinoma tiene la capacidad de incorporarse a su vez (por entrelazamiento cuántico), a las estructuras de partículas elementales del cuerpo homínido humano. Esto ocurre, durante el desarrollo de la vida del feto, antes del nacimiento del Ser Humano.

            Al culminar el ciclo vital del Hombre (muerte del sistema de partículas materiales orgánicas), el Vefinoma se desincorpora (por un desentrelazamiento cuántico) del cuerpo físico humano.

            Es cierto y lo afirmo también: “No hay vida luego de la muerte, tan sólo pensamiento y existencia no-material en  formatos consecutivos del Universo Paralelo”.

 4 -La importancia del Vefinoma

            ¿Por qué es importante el “Vefinoma”?

            Pues porque es una parte obligada y necesaria de la “esencia de lo Humano” en el Ser Humano. La esencia del Vefinoma existe desde mucho antes que tomáramos consciencia de lo Real aquí en la Tierra.

            Lo que nos falta es “perspectiva e interpretaciones oportunas” al respecto. La literatura está plagada de desaciertos conceptuales.

             El Vefinoma está integrado por la Consciencia a Priori y Trascendente de cada Individuo, es un sistema inseparable, y por ello es considerado la esencia de lo Humano.

            El Vefinoma y la Consciencia a Priori/Trascendente constituyen el núcleo original del “Individuo Psíquico Pensante” que hay en cada Ser Humano.

            Las distorsiones semánticas.

            Una cuestión relacionada con el tema, ha consistido en analizar el dilema de si el Ser Humano es “una sola cosa”, o por el contrario, si es algo distinto a ello.

            Como los “buscadores de evidencia” con el método científico en la mano, no encontraron nada visible, ni palpable de forma material, o con partículas materiales, concluyeron que: “No hay nada”, sólo órganos, cabellos y huesos.

            Desafortunadamente los pensadores filosóficos, abandonaron el noble ejercicio de pensar, de dudar, de investigar, y se sumaron a la espalda de la ciencia, y también, para no quedarse rezagados, han propuesto que el Ser Humano “es una sola cosa”. Nada es tan lejos de la realidad, como esta idea moderna generalizada académicamente.

            Pero no todo termina allí. Hay mucho más para el escándalo.

            Observando muchos escritos y videos, interpreto que existe “un modo de sintaxis problemático”, que se originó mucho tiempo atrás y aún viene como lastre.  Por ejemplo, el hecho de utilizar como sinónimos a palabras que significan cosas distintas, afecta al conocimiento científico y al filosófico por igual. Es por ello que surgen muchas confusiones semánticas en las teorías, y se concluye entonces, con definiciones desafortunadas en muchos de  los casos.

            Dado que resultaría infructuoso pretender, encontrar y salvar cada una de las distorsiones ocurridas en los conceptos a través del tiempo, es que propongo a la audiencia filosófica y científica, esta perspectiva personal.

 5 – Los presupuestos del Dualismo Complejo

            Para comenzar entonces, enuncio una serie de datos e información, que constituye una “base de conocimiento distinta” a la convenida por la mayoría de los autores, convirtiéndose ésta en el eje de mi argumentación como presupuesto ontológico.

            Mediante el método de experimentación, reflexión, análisis y deducción, tanto de hechos como de conceptos, he llegado a “interpretar una cosmovisión” que atañe, no sólo a mí, sino que es extensiva y abarca por igual, a todos los Seres Humanos.

            Debo reconocer que esta cosmovisión que aquí presento, al parecer no está entendida del mismo modo, en el dominio académico de muchos científicos y filósofos. Sin embargo, pienso que yo no asumiría una conducta noble hacia la humanidad, “si callara mis ideas sólo por el hecho de que serán escandalosas”.

Presupuestos de base

  1. A) Respecto de la Ciencia

            1) Es imposible pensar que lo único que existe, es todo aquello que hemos descubierto. Por tanto debemos ampliar nuestra frontera, tanto interpretativa como conceptual.

            2) La clasificación de la ciencia para definir las cosas físicas, es incompleta, pues no contempla aquellas cosas que existen, que son físicas, que ocupan un lugar en el espacio, que tienen energía, y que son llamadas como “no-materiales o intangibles”.

            3) En virtud de nuevos desafíos intelectuales, Las partículas Físicas se deberían clasifican en: 1a) Materiales y 1b) No-Materiales. Las primeras son conocidas por todos. De las segundas, algunas ya conocen los físicos de partículas, pro están mal clasificadas.

            4) Las partículas No-Materiales son partículas que tienen una estructura y una naturaleza física diferente, poseen por tanto una serie de propiedades que no permiten una previsibilidad exacta, y no son visibles a simple vista. Esto es debido, en parte, a que se mueven a mayor velocidad que la luz, no están sujetas a las leyes de gravedad, atraviesan e interpenetran toda la materia, también se entrelazan cuánticamente, se superponen y transportan información.

            5) Las partículas No-Materiales se encuentran incluidas e integradas en toda la estructura física de la materia conocida, y además ellas, incluso desde antes de la ocurrencia del origen del universo, conforman todo un “Universo Paralelo” que la ciencia aún no acierta en interpretar como corresponde.

  1. B) Respecto de la Filosofía

            6) El término “Meta-física” se halla denominado de modo desafortunado. Opino que en realidad se debiera denominar como “Meta-materia”, es decir: “aquello que está más allá de la materia”. Porque, a decir verdad, si algo está más allá de las cosas materiales, estará pues entre las cosas no materiales. Es decir, está positivamente en uno u otro lado de las cosas físicas. Un error común en muchos pensadores, es colocar un nombre o designación a una cosa o evento, e indicar luego que esa cosa o evento “no existe” porque no es algo físico, o porque está fuera de la física. Hasta ahora esa expresión es desafortunada e ignorante. Ciertamente, sería más oportuno  decir que: “Tal cosa o evento no existe, al menos, dentro de los parámetros de las propiedades de la materia física, pero ello no quita que tal cosa exista en otro ámbito de las partículas de la física”.

            7) La estructura física del Ser Humano es la “única de su tipo” que existe en la naturaleza del planeta, y además es compleja de un modo casi insólito, pues interactúa entre dos dimensiones o universos distintos, y ambos son de naturaleza física. Este dato aún no está comprendido debidamente.

            8) El Ser Humano es el único espécimen que posee “Conciencia Trascendente”, es de naturaleza No-Material, y está inevitablemente integrada al complejo sistema que compone al Ser Humano. Entre sus atributos están el Pensamiento, la Voluntad, el Sentimiento y la Intencionalidad.

            9) Se denomina Conciencia Trascendente al “Estado mental Humano que trasciende”, o que es capaz de trascender a las propiedades de la materia física corporal humana. De esto se infiere que: Si en algún momento “la Conciencia trasciende a la materia corporal”, es porque inevitablemente, “antes estuvo unida o ligada de alguna manera”, al cuerpo que la contuvo. Por tanto, Cuerpo Humano y Conciencia Trascendente constituyen un conjunto o sistema, que integra naturalezas distintas dentro del Ser Humano.

            10) Un “vehículo Físico No-Material” (Ve.Fi.No-Ma), compuesto por a) Un Cuerpo; b) Una Mente no-material; y c) Una Conciencia No-material Trascendente, forma parte de la estructura del Ser Humano de modo transitorio, mientras haya vida en el cuerpo humano. Por propiedades que le son inherentes, el Ve.Fi.No.Ma, se desprende del cuerpo físico luego de la muerte. Al degradarse los órganos del cuerpo humano, se degradan también las partículas de no-materia, y por una cuestión de variaciones en la velocidad del movimiento de dichas partículas, se interrumpe el entrelazamiento y la superposición cuánticas que mantenía unido ambos sistemas.

            11) La Mente no es aquello que sucede en forma casi imperceptible en el interior de nuestra cabeza, o por nuestro estado mental cognoscitivo. Algo que ocurre en nuestro interior subjetivo es, a lo sumo, “un Estado de tipo Mental”, o bien, “un Proceso de tipo Mental”. Pero eso no es La Mente. He aquí el meollo de la confusión de muchos grandes pensadores, hasta hoy.

            12) De una forma muy distinta a la convenida por la mayoría, enuncio que: “La Mente es una propiedad de todas las partículas físicas, tanto de las materiales, como de las no materiales. Es la propiedad de recibir y de transmitir información”.

            13) En la misma línea de expresión, enuncio que: “El pensamiento, es una propiedad exclusiva, de una entidad individuada existente entre las partículas de No-Materia, denominada Conciencia Trascendente Individual”.

            14) Cabe acotar que la denominación enunciada como “Conciencia Trascendente Individual”, surge como consecuencia de mis investigaciones ontológicas respecto de la naturaleza del Ser Humano y de la Mente. El nombre obedece a una necesidad de establecer un parámetro filosófico y científico que sea neutral y diferenciado conceptualmente, tanto de las religiones, como de las tradiciones místicas culturales.

            15) Esa Conciencia Trascendente Individual es una parte de “la esencia misma del Ser”, y es lo más importante de aquello que le confiere el carácter de “Humano”, al espécimen orgánico terrestre, conocido por todos como “Ser Humano”.

            16) El cerebro es el “órgano Traductor Simultáneo por excelencia”, pues recibe y transmite la información que recibe el cuerpo humano, como así también en forma simultánea, recibe y transmite la información que resulta del pensamiento de la Conciencia Trascendente. De allí es que razonamiento y pensamiento “parecieran ser uno solo y una sola cosa”, y es a su vez el motivo de tantas confusiones halladas en escritos neurológicos y filosóficos al respecto.

            17) Para que exista “mente” (recepción y transmisión de información), es una condición necesaria e indispensable que exista “un cuerpo físico”. Sea éste de naturaleza material o inmaterial. Las partículas de aquello denominado “Alma” (Vefinoma desde ahora), son No-Materiales, son físicas, y cumplen perfectamente con las propiedades físicas de recibir y transmitir información, tienen por tanto “mente”, y además poseen “Conciencia de Forma Trascendente”.

            Todos estos considerandos anteriores conforman el aporte teórico y conceptual respecto de mi propuesta denominada: “Dualismo Complejo o Dualismo de Triple Entrada y Simultáneo en la estructura y naturaleza del Ser Humano”.

            Lo complejo de esta noción es que las triples entradas tienen la característica de ser Duales en cada una, y a la vez interactúan simultáneamente en el Ser Humano.

            Un primer Dualismo de Sustancias.

Un segundo Dualismo de Propiedades.

Un tercer Dualismo de Conciencias.

          Una “conexión Simultánea” entre los tres sistemas, producto de un Entrelazamiento Cuántico” entre partículas físicas, donde interactúan las propiedades de todos ellos.

            A mi criterio, considero que si no internalizamos esto en su debida forma, pues no estaremos en posición de hablar respecto de qué cosa somos los Seres Humanos, qué cosas nos conforman y cómo interactúan entre sí estos tres sistemas.

            Por favor… “El Ser Humano no es una sola cosa”.

Grafica estructura del Ser Humano by tony

Anuncios